14 octubre 2014

Review Athlon II X4 860K, "Bienvenido Mister Kaveri".


Dicen los técnicos de AMD que cuando no hablan de un procesador suyo es señal inequívoca de que ha salido realmente bueno, de calidad excepcional. Y debe de ser verdad, pues estos días atrás apareció un procesador muy esperado por los profesionales que ya habíamos tenido una primera toma de contacto con Kaveri a través de las APU´s del socket FM2+ y muy pocos medios, dos chinos solamente, se han hecho eco de ello. Los resultados de esa primera toma de contacto fueron muy interesantes y esperanzadoras. El caso es que el Athlon II X4 860K ha aparecido y su demanda comercial está siendo realmente interesante pues a pesar de llevar más de una semana en el mercado; el procesador hay que comprarlo pre-orden (te sirven la pieza directamente desde fábrica, ningún mayorista ha podido stockarlo en sus almacenes debido a la demanda inicial) . Tras una espera considerable, yo he tenido la suerte de tener entre mis manos al codiciado Athlon II X4 860K y estas son sus características y pruebas de rendimiento.




  La presentación del producto no dista mucho de la conocida entre las CPUs de AMD, el procesador se sirve en una discreta caja negra cuyo color indica que nos encontramos ante un "Black Edition" de AMD, esto es; un procesador cuyos núcleos están desbloqueados, como sus hermanos de socket Athlon II X4 760K (Richland) y Athlon II X4 750K (Trinity), y los inferiores Athlon II X4 740 y 730 que no vienen con los núcleos preparados para recibir una importante subida de frecuencias por parte del usuario. Dentro de la caja nos encontramos con un pobre disipador que no ofrece respeto ni confianza a simple vista (increíble que AMD e Intel sigan sirviendo sus micros con unos disipadores tan malos con el coste que le ocasiona al usuario dicha pieza dentro de su CPU. Solamente los disipadores de procesadores de más de 125W de TDP reciben un buen disipador por parte de AMD). Con dicho disipador recibimos un procesador que no dista en tamaño de los conocidos por los usuarios a pesar del cambio de litografía que conlleva Kaveri, pues con ellos AMD ha pasado de los 32 nanómetros a los 28, una litografía que ya estrenó con el socket AM1 y con esos micros (Athlon 5350 por ejemplo) sí  se advierte a simple vista un menor tamaño del componente.... aunque es lógico que AMD mantenga el formato del micro con este Kaveri pues de otra forma no sería compatible con el zócalo del socket FM2+ y sus 904 pines.



La placa elegida para acostar al Kaveri es Una MSI del chipset A88+, el chipset superior del socket, en particular la MSI A88XM-E35. Dentro de la familia de placas del chipset A88+ de MSI es la más humilde (como nos indican los últimos letras y dígitos de su nomenclatura E35, en lugar de E43, E46, G46, ect). La diferencia de esta placa respecto a las mencionadas es la presencia de dos zócalos de RAM en lugar de cuatro (algo sin importancia pues Kaveri recurre a un controlador de memoria de doble canal como es habitual en la mayoría de CPUs de sobremesa) aunque sin lastrar la capacidad total admisible pues esta sigue siendo de 32 GB gracias a las pastillas de 16GB que ya nos administran la mayoría de fabricantes de RAM. La otra gran diferencia estriba en la presencia de un solo PCIe en la placa, algo que tampoco nos preocupa pues este Kaveri solamente irá acompañado por una tarjeta gráfica Gigabyte R7 260X de 2GB GDDR5 con el maravilloso sistema de disipación exclusivo de Gigabyte; Windforce. 



El ensamblaje lo completan unas  pastillas RAM G.Skill Ripjaw a 2133 MHz de frecuencia (otra de las novedades de Kaveri, que sus micros admiten una frecuencia de 2.133 MHz que los diferencia de las CPU anteriores del zócalo, que quedaban en los 1.866 MHz habituales en la arquitectura modular de AMD), un disco magnético Seagate Barracuda de la serie del 2015 y Una fuente de alimentación B-Move de 600W de potencia. Todo ello para conseguir un producto para jugadores habituales de PC por un precio muy ajustado ( 450 €) capaz de desempeñarse con solvencia con los juegos de nueva generación en la definición de 1080p. o FullHD.



 Pero no estamos aquí para hablar del equipo sino del  singular Kaveri recién salido al mercado, Una CPU que muestra muchas novedades con respecto a los 32 nanómetros anteriores de los procesadores AMD pues las novedades no se reducen solamente al cambio de litografía aunque ésta ha propiciado que este Kaveri venga acompañado nada más y nada menos que por 2,41 Billones de transistores (sí, han leído bien). Una impresionante cantidad de transistores que empujan novedosas instrucciones de computación y tecnologías como la premiada y prometedora HSA (computación heterogénea, desempeño a la par de los distintos procesadores del conjunto, tanto GPU como CPU) y hUMA (similar a HSA  pero aplicada a la Gestión de la RAM).   
  




La instalación del novedoso procesador es compleja ... Los principiantes en esto de ensamblar equipos se pueden llevar un susto monumental pensando que su reluciente Kaveri les ha llegado estropeado tras muchos días de espera. Y es que las placas del socket aún no reconocen al Athlon y lo confunden con la APU que dio lugar a este micro, la A10-7850K. Esto se traduce que la placa interpreta que la señal principal de vídeo sale del North Bridge (puente norte de la placa), y no desde la toma PCIe, y claro, desde el puente norte tampoco recibes señal pues la GPU se encuentra deshabilitada en el zócalo del Athlon. Traducido al cristiano; no obtienes señal de vídeo. Para obtenerla hemos de acostar previamente un procesador del socket FM2/ FM2+ (en mi caso usé una APU A4-6300), acceder a la Bios y desde ahí  flashear  la Bios específica del novedoso Kaveri. Una vez realizados estos pasos procedemos a acostar al Athlon X4 II 860K en lugar de la APU sobre la placa y al arrancar el equipo ahora sí recibimos señal de vídeo, la que nos suministra la R7 260X desde la toma PCIe.



   


Una vez el sistema operativo instalado, en este caso Windows 7 Ultimate de 64 bit, instalo los controladores de la placa desde  la aplicación MSI Live Update 6 y Ahí pasamos a actualizar de nuevo la  BIOS (MSI renovó en pocos días el controlador). Esta vez la actualización la hacemos desde Windows y no desde la citada Bios.




Actualizado el sistema operativo y con los controladores de la placa instalados, solo nos queda por instalar el controlador de la R7 260X (no es conveniente instalarlo hasta que no dispongamos del framework 4.5 en el sistema). Realizo la primera evaluación de rendimiento de Windows 7 sin los drivers gráficos instalados para cerciorarme de que todo funciona correctamente y me sorprendo bastante al comprobar que Windows confunde en su evaluación a la gráfica con la CPU, prueba fehaciente de que HSA está presente en el equipo. Cuando instalo el Catalyst 14.9.1 de la R7 260X vuelvo a pasar la evaluación de rendimiento y obtenemos del Kaveri 7.4  puntos sobre 7.9 posibles, La misma puntuacion que obtienen el FX 6300 y los i5 bloqueado Haswell ... Muy buena señal ésta.





Toca el turno de hablar de consumo y temperatura del Athlon II X4 860K. El Kaveri para nada es glotón, observando un consumo casi nunca superior a 60W durante todo el tiempo que estuve cacharreando el equipo. El TDP nos marca 95W pero me da a mí que es el heredado y renombrado de la APU A10-7850K, que consta también de una potente GPU dentro del zócalo y nos venden el mismo TDP con ella. Las temperaturas también se muestran magníficas; con el disipador de juguete nos dice que en IDLE (mínima carga) fue de 35 ° C y en Pruebas de carga completa (Full) nunca llegó a 60ºC. Con estos valores le auguro un magnífico recorrido de OC a este Kaveri aunque es aconsejable realizarlo con una placa más apropiada para ello (otro detalle que se me olvidó mencionar de la placa MSI -E35, no es propicia para practicar OC por falta de fases y solamente cuatro pines de alimentación. Mucho mejor la MSI A88X-G43 que puedes adquirir por un sobrecoste de 10€) y por supuesto un disipador adecuado. De todas formas, me atrevo a predecir que con el bochornoso disipador de serie podríamos impulsar el Kaveri hasta los 4.4 GHz sin modificar tensiones. 







El caso es que una  review no se puede sostener solamente con la evaluación de rendimiento de Windows 7. Llegó el turno de pasar al Kaveri por el exigente Passmark, un conjunto de pruebas sintéticas que miden las diferentes prestaciones de la CPU. Passmark es el Vademecum de los profesionales a la hora de consultar características de los procesadores debido a la gran variedad de pruebas a las que somete a la CPU y su enorme base de datos, con más de 30 millones de resultados para comparar en ella.



Para establecer una comparativa equilibrada, cambio la base de datos de prueba por defecto del Passmark y añado micros de similar precio y/o potencia en la comparativa. Introduzco los dos Athlones más potentes del socket a los que sustituye este Kaveri, el Athlon II X4 750K Trinity y el Athlon II X4 760K Richland, y lo hago en sus formatos de APUs más poderosas pues con dicho formato vienen ambos micros con un considerable OC de un 10% aproximadamente. También añado dos micros del gigante azul Intel, un i3 y un i5 Haswell junto a dos sixcores de AMD, el FX-6300 (para mi gusto el mejor micro de AMD en el mercado a la espera de conocer el desempeño de este Kaveri) y el veterano Phenom II X6 1055T.  Estos son los resultados generales:


Pica en la imagen para verla más grande.


Los más de 6.000 puntos del Kaveri me sorprenden no ya en comparación con sus adversarios en la prueba sino porque se muestra un 10% superior en rendimiento a la APU de la que proviene, la A10-7850K. Esto sucede porque las propiedades de prevención del procesador no capan al micro cuando alcanza su TDP tan pronto, y tarda más en llegar a dicho TDP porque el Athlon -a diferencia de la APU- tiene la GPU deshabilidata (ya os comenté que el TDP que le ha adjudicado AMD es el heredado y renombrado de la APU pues las temperaturas y consumos no me coincidían con las que ya conocía de la APU) y ésta no contribuye al escalado del TDP. También es digno de destacar que el controlador de memoria de este Kaveri es lo más parecido a los controladores de memoria de Intel que se puede encontrar en toda la gama de AMD, sin llegar a la excedencia de los Haswell de cuatro núcleos. La velocidad monohilo del Kaveri es más parecida a la de los Intel que a sus hermanos. Podéis comprobarlo en uno de los vídeos que subo, dónde veréis al Kaveri arrancar el S.O en 14 segundos con un disco magnético convencional sin aplicarle ninguna tecnología de booteo rápido. O sea, es tan rápido o más abriendo el sistema operativo con un disco magnético que un FX con un SSD. La mejora respecto a los FX´s Vishera es de más de un 30% al respecto.

Por contra, observo una levísima mejora de la R7 260X respecto a su puntuación genérica en Passmark. Esperaba una aceleración de la misma por el HSA y hUMA presente en ambos micros (la R7 260X es de arquitectura GCN, con la cual nos vende AMD la implementación de dichas tecnologías), pero al parecer el sentido de la aceleración debe de ser de GPU a CPU y no viceversa. El leve incremento se lo achaco más al OC habitual con el que Gigabyte comercializa sus gráficas que a la interacción del Kaveri.




En definitiva, estamos hablando de un micro de 85 € (espero que sean 75 € tras su asentamiento en el mercado) similar a todo un i5 Haswell como es el 4430, superior al i3 4150 con HT, y con un rendimiento multinúcleo superior al veterano sixcore Phenom II X6 1055T y ligeramente más bajo (5-6%) que el FX 6300 ... Pero Muy superior a este último en rendimiento monohilo. AMD dice que de sus procesadores buenos nunca dicen ni pío... y el Athlon II X4 860K Kaveri hace Justicia al más profundo de los silencios.




PROS.

-Precio Competitivo.

-Maneja Instrucciones de procesamiento y tecnologías muy novedosos.

-Gran rendimiento, tanto monohilo (sin llegar a la excelencia de los Intel Haswell) como multihilo (aquí sí que no envidia en absoluto a los i5 Haswell con núcleos bloqueados).

-Las placas del socket resultan muy económicas.

-Corre a una frecuencia de 2.133 MHz sobre la placa. Sin lugar a dudas una de las características que impulsan el rendimiento de este procesador.

-Procesador fresco y de contenido consumo. Por consiguiente, y al venir desbloqueado, se le augura una gran capacidad de OC. 

CONTRAS.

-Las placas aún no se encuentran optimizadas para este buen procesador, algo no muy criticable dado el recentísimo lanzamiento del micro.

-Es difícil encontrar placas idóneas para aprovechar las cualidades OC de este Kaveri. Exceptuando las Gigabyte de gama alta y la Asrock Fatal1ty es difícil exprimir al máximo las frecuencias de este micro.

-Las pastillas RAM a 2.133 MHz generalmente penalizan con unas altas latencias. Para exprimir el micro habría que irse a unas pastillas a 2.133 MHz con latencias bajas y éstas son muy caras respecto a las convencionales, encareciendo sobremanera el conjunto (EDITO. G.SKILL HA IGUALADO MUCHO EN PRECIO LA GAMA ARES RESPECTO A LA GAMA RIPJAW -2 EUROS- Y LAS PRIMERAS LLEGAN CON DOS PUNTOS MENOS DE LATENCIA BASE).

Otras consideraciones.

Me pregunto Qué me hubiese resultado de este micro presentado con una buena cantidad de memoria caché en L2 y L3, como la gama alta de Intel y los FX ... Sin duda estaríamos hablando del sustituto perfecto de la veterana gama FX  de AM3+ y digno rival de Intel. En cualquier caso habrá que esperar al año que viene para comprobar ese detalle, significativo en el rendimiento, ya que hará irrupción en el mercado los micro Carrizo, que darán cierre a la arquitectura modular de AMD y del que hablan (AMD incluso promete) que será el procesador AMD  más potente del socket FM2 + y, posiblemente, del socket AM3 + (sin contar las aberraciones en forma de TDPs de la serie 9xxx). Kaveri ha sido castrado, sin ninguna duda, para no canibalizar las ventas de los octacores del socket AM3 + pues mantiene en el quad core Kaveri la GPU  de la APU deshabilitada dentro del zócalo... en lugar de aprovechar ese espacio para acoger tres módulos y 6 núcleos (nada desdeñable ya que la APU A10-7850K da cabida a 12 núcleos, 4 CPU y 8 GPU gracias a la nueva litografía). En esas condiciones y con buena caché en L2 y L3 hubiese sido digno rival incluso de los mastondónticos i7 de Intel. 




Habra que esperar a la nueva arquitectura ZEN, diseñada completamente por el gurú Jim Keller (el padre de Aquel maravilloso Athlon 64 que transformara todo el mercado de las CPUs en su momento, después reclutado por Steve Jobs para Apple es en la que mantuvo la jefatura de la División de CPU´s de la empresa de Cupertino hasta su vuelta a AMD tras el fallecimiento de su amigo Jobs) para ver hasta dónde es capaz de llegar la nueva AMD ... Pero todo esto no ocurrirá hasta el 2016 como mínimo. No hay que hacer un drama por ello mientras AMD nos brinde productos tan redondos como resulta ser este Kaveri Athlon II X4 860K.
    

6 comentarios:

El_Matareyes dijo...

All your base are belongs to us!


Saludos desde burbuja!

Na en serio, buena info pensa!

chis 7190 dijo...

Sin duda un buen micro ,a la altura del fx 6300 ,gasta menos ,rinde mas por nucleo.Me hace dudar si pasar a am3+ o fm2+ ,en placas atx en precios no existe diferencia.Quizas su nueva arquitectura y tecnología me decanten por el.Excelente artículo,gracias por avisar del problema al intalar,tomaré precauciones si finalmente me convence.

Anónimo dijo...

Yo tb he comprado el 860K y me ha dado 6137 puntos en el passmark!

Pedazo de procesador, lo recomiendo a cualquiera que quiera tener un procesador de alta gama por muy poco dinero

Tadeo Vazquez dijo...

Amigo que targeta madre compraste, es que no quiero comprar el Amd A4

Tadeo Vazquez dijo...

Que motherboard utilozaste?
Necesitaste comprar otro microprosesador?

Tadeo Vazquez dijo...

Que motherboard utilozaste?
Necesitaste comprar otro microprosesador?